TEATRO PLAYBACK Y SANACIÓN

Alba Ortega Gómez – Psicóloga, actriz de teatro playback (Compañía Entrespejos de Salamanca), Psicodramatista en formación

~

Frecuentemente ha sido descrito el aspecto artístico y estético asociado al Teatro Playback e incluso la posibilidad de aplicación como modelo de intervención a nivel comunitario. En este pequeño artículo nos gustaría dar cuenta de otra de las múltiples caras de este particular tipo de teatro: la capacidad sanadora, asociada a sus inmensas posibilidades de toma de consciencia y transformación, personal y colectiva. Afirma Salas (2005) que la eficacia sanadora del teatro playback procede de tres elementos distintos, en los que a continuación pasaremos a ahondar.

En primer lugar, el ser humano tiene la necesidad de contar sus historias. Y menciona esta autora más específicamente que en la existencia fragmentada que hoy en día tantos conocemos, donde hay poca continuidad de personas y lugares, donde la vida se mueve demasiado rápido para que podamos escucharnos los unos a los otros, donde muchas personas están buscando un significado que parece más y más esquivo, el Teatro Playback ofrece un espacio que no juzga, donde compartir las historias personales. En este sentido, me parece ilustrador y hermoso el siguiente fragmento procedente de la película Her: ”El pasado es sólo una historia que nos contamos a nosotros mismos”. La pregunta por tanto sería: ¿qué sucede cuándo somos narradores de esta historia? Cuando aparece un narrador en Playback portando su historia personal, lo que se pone en juego a través es un viaje, una búsqueda de sentidos explícitos e implícitos, un abanico de posibles soluciones y perspectivas, que se entrelazan y juegan como los fragmentos del interior de un caleidoscopio.

Foto de Entrespejos -Salamanca 2016

En muchas ocasiones, el sentido de una historia se encuentra más allá de las palabras; a través del contacto sucesivo con Playback, uno de los hallazgos más valiosos para mí ha sido el entender qué significa ”el corazón de la historia”. La esencia de una historia, su corazón, puede que no pase por lo verbal, sino por un camino diferente, uno en el que cuerpo, movimiento y sonido van de la mano. Puede que el narrador en una función sea únicamente uno, o varios, sin embargo, todos los miembros del público, y de la compañía, pueden generar conexiones. Las historias de Playback son de uno y de todos a un tiempo, en el sentido de que cuando se trabaja con una historia personal, no sólo se trabaja esa experiencia particular de un individuo particular, sino que se trabajan los ecos y las resonancias de todos los que se encuentran en ese espacio. Y esta posibilidad de generar conexiones, tan valiosas de por sí, puede ayudarnos a comprender que en este mundo, que en ocasiones percibimos hostil, no estamos solos.

Dice Pérez (2012) a este respecto:

Por lo general, la narración de esas anécdotas se queda únicamente en eso, en la narración y el relato, sin ir más allá, sin tocar profundo a quien la escucha. Para que las historias personales se entrelacen y se conecten en lo que tienen de colectivo es imprescindible la capacidad de escucha, para poderlas mirar con imaginación y disfrutar de los detalles, los aromas, los colores, las sensaciones, el mensaje; que activan ciertos recursos y funciones mentales, que nos remiten a los recuerdos y emociones propios. (p. 57)

Entrenamiento de Entrespejos -Trabajando con la máscara neutra – Salamanca 2017

En segundo lugar, como sabemos, los espacios en los que tiene lugar la sanación de las personas se caracterizan por ser lugares seguros y contenedores; estas características de por sí son la base para promover la transformación. En este sentido, el espacio que se genera en Teatro Playback cumple estas condiciones, ya que uno de sus pilares esenciales es el respeto y el no enjuiciar. Puesto que a cada individuo se le trata desde estas premisas, puede llegar a enriquecerse y a desarrollarse personalmente. Además, el entrar en contacto con un espacio de este tipo nos permite realizar un aprendizaje que posteriormente podemos extrapolar a nuestras propias vidas, generando estos espacios en los diversos ambientes en los que nos relacionamos. La creación de un espacio contenedor y seguro no requiere tanto de aspectos materiales, sino que se trata esencialmente de un modo de relación, y las características de esta relación. Una vez hemos observado en Teatro Playback cuál es esta forma, podemos llevarla a nuestra propia vida, contribuyendo a sanar también nuestras relaciones (con nosotros mismos y con los demás).

Finalmente, el tercer factor curativo de Playback es el estético. Este elemento hace referencia a que las historias no se cuentan simplemente, sino que se las trabaja desde la sensibilidad artística con la que cuenta la compañía, y teniendo en cuenta el aspecto ritual inherente a esta forma de teatro. Comenta Pérez (2012) que las historias que en Playback son devueltas por los actores a través de imágenes y símbolos y que se visualizan en el movimiento y ritmo estéticos haciendo aparecer el rol en la escena. Pero no se trata de lo que el actor comprende del rol desde lo racional, sino de lo que el actor experimenta en su psique al ”abrazar la historia”.

A estos elementos curativos descritos por Salas, podríamos añadir un cuarto, que en cierta forma trasciende y está presente en cada uno de los comentados anteriormente. Este elemento sería el encuentro. En una sociedad como la nuestra, profundamente temerosa del caos y en búsqueda permanente de sentido, no es habitual que se den oportunidades para facilitar este encuentro genuino entre personas. En palabras del propio J. L. Moreno, para que tal encuentro, sumamente difícil pero no imposible, pueda acontecer, para que pueda florecer la verdadera integración del hombre con los demás hombres, y de la humanidad consigo mismo, deberán ser superados los estereotipos técnicos, científicos y culturales, lo que dará lugar al despliegue de la libertad, de la espontaneidad y la creatividad (Menegazzo, Tomasini y Zuretti,). Como se ha observado, Psicodrama y Teatro Playback comparten precisamente conceptos fundamentales como son la creatividad, espontaneidad y y la actitud de inclusión (Fernández, 2017). El escenario de Teatro Playback es un buen lugar para tratar de lograr esta superación de estereotipos ya que, como hemos mencionado antes, sobre él no cabe la actitud de juzgar o criticar.

¿Es entonces el encuentro un elemento sanador por sí mismo? Desde una posición terapéutica, el encuentro puede darse cuando dos seres humanos se permiten compartir partes de sí mismos, con la idea de que no deben existir zonas oscuras entre dos seres humanos (Herranz, 2011). Y este encuentro perfectamente puede darse a partir de las historias contadas y las relaciones que podemos establecer entre estas historias y las nuestras propias. Éste es también una forma de encuentro. Sentimos que cuando se logra generar en playback un espacio contenedor y seguro, podemos participar de este compartir experiencias desde la luz y la oscuridad de cada uno de los presentes, tanto desde la posición de público, como desde la de conductor o actor. Como afirma Pérez (2012) compartimos la premisa de que el encuentro a través de las historias sana, ya que… ¿quién no tiene una historia que pueda ser contada?

Historia que al contarla llevan a otros a imaginarla y a compararla con su propia historia; historia que a ser contada y escuchada vuelve a recrear las emociones que carga, abriendo incluso la posibilidad de vivir y experimentar nuevas emociones, y al hacerlo te ayudan y ayudan a otros a continuar con la vida cotidiana, poniendo la mirada en el horizonte y en el corazón. Historia… Historias que al compartirlas nos hacen darnos cuenta del material del que están hechas: sueños, la materia prima que nos hace vivir. Y esto, indudablemente, sana. (Pérez, 2012, p. 58).

Bibliografía:

Fernández, A. M. (2017). Una narrativa de salud y amor – Teatro Playback. Revista Vínculos, 6, 6-18.

Herranz, T. (2011). El cambio en psicoterapia psicodramática: de la acción a la reparación. Clínica Contemporánea, 2(1), 57-72.

Menegazzo, C. M., Tomasini, M. A. y Zuretti, M. M. (). Diccionario de Psicodrama y Sociodrama.

Pérez, R. (2012). Teatro e improvisación. ¡Creación personal y colectiva de historias vivas! México DF: Casa Editorial Lomo Sapiens.

Salas, J. (2005). Improvisando la vida real. Historias personales en el teatro playback. Montevideo: Editorial Nordan- Comunidad.